SLOGAN DEL TRABAJO SOCIAL

SLOGAN DEL TRABAJO SOCIAL

jueves, 24 de marzo de 2011

TRABAJO SOCIAL EN AMERICA LATINA

EL TRABAJO SOCIAL EN LATINOAMÉRICA
Alejandro del Río viaja a Europa y conoce la figura del trabajador social inglés antes de 1920. Al regresar a Argentina considera que estos profesionales pueden realizar tareas en colaboración con los médicos visitando pacientes y con los abogados en los aspectos legales de los más desfavorecidos.
En 1925 se crea la primera escuela en Santiago de Chile, con orientación “paramédica”. De aquí a 1960 es servicio social latinoamericano estará influenciado y dirigido por EEUU, sobre todo en los aspectos metodológicos y técnicos.
Pablo Freire (pedagogo) influye en la enseñanza a partir de 1960 aportando un nuevo método de enseñanza a adultos, especialmente pobres. Este método, caracterizado por la reflexión y concienciación de la realidad se infiltrará en el servicio social.
Como consecuencia ,de 1962 a 1965 ser realizan encuentros de profesionales hasta la formación del movimiento llamado generación del 65.
Este movimiento llega a España hacia 1975 con una enorme influencia en las escuelas de trabajo social.

La generación del 65 tiene su origen en la 10ª conferencia Internacional del servicio social en Brasil de 1962. Allí se manifiesta la necesidad de abandonar la influencia norteamericana y desarrollar una orientación propia para la intervención.
Afirman tres ideas:
  • Su contexto cultural, social, económico y político es diferente que el de los países desarrollados.

  • Sus experiencias de intervención se resumían en: dependencia, injusticia, miseria y opresión

  • Rechazaban la metodología y técnicas estadounidense por ajustarse a un país distinto y desarrollado.
    Hacia los 70 se la considera el movimiento de reconceptualización latinoamericano fundamentado en nuevos principios y procedimientos con la influencia de Paulo Freire. Hablarán del nuevo servicio social llamando tradicional al influenciado pro métodos y técnicas norteamericanas.
    A nivel de principios supone una separación de las corrientes funcionalistas que pretendían una adaptación del hombre a la sociedad sin hacer una crítica de esta.
    En cuanto a los procedimientos rompe con los métodos anteriores que consideran departamentos aislados y plantean, la búsqueda de un método que aglutine los diferentes departamentos.
    Plantean un cambio:


  • del profesional hacia el cliente: cambiar la actitud meramente descriptiva del profesional y pasiva del cliente por una postura activa y consciente de las situaciones del último ayudado por el profesional.


  • Del enfoque de la intervención profesional: cambiar el profesional paternalista, superior al cliente y su relación vertical por una relación horizontal, de igualdad y diálogo, una búsqueda conjunta de soluciones.


  • El criterio metodológico: Supone una crítica a los métodos clásicos: trabajo social con casos, de grupos y de comunidad. Adaptados a la situación de Norteamérica y además creaban dependencia adaptando a la fuerza al individuo en la sociedad.
    El cambio que propugna el nuevo servicio social es la transformación de la sociedad para que el individuo se adapte.
    Buscan un único método, científico y operativo para su objetivo. Debe adaptarse a tres niveles de intervención: individual, de grupo o de comunidad variando sólo las técnicas.
    En el año 85 todas estas ideas se extienden y llegan a España y aparece el llamado método básico o integrado.
  • No hay comentarios:

    Publicar un comentario en la entrada